Microliteratura

Posts Tagged ‘Santiago Eximeno’

De amores olvidados

En Relato breve el 03/06/2013 a las 9:02 pm

—Estoy esperando a mi mujer —dice el anciano. Vendrá en el próximo tren.

Yo me siento a su lado, sonrío. El metro llega y se marcha, llega y se marcha, llega y se marcha.

El anciano sonríe.

Imagino que no tardará mucho en venir un familiar a recogerle.

Alivio

En Relato breve el 22/04/2013 a las 7:27 pm

—Se me resbaló —ha dicho ella.

Y el bebé está en el suelo de la cocina, inmóvil. El bebé. Ella. La despersonalización que te exigían a diario en el trabajo ha llegado a casa. Hoy no ha sido un buen día: has vuelto a perder los nervios. Otra vez estás en el paro, otra vez con los bolsillos vacíos.

—Lo siento —ha dicho ella.

No te ha mirado y no te mira. Y tiene ese pequeño cuchillo en la mano. Tú te preguntabas cómo ibas a poder mantenerlos sin traer un sueldo a casa. Sin un trabajo fijo. Sin confianza, sin amor propio, sin todo lo que has perdido durante estos años.

—¿Qué vamos a hacer ahora? —dice ella.

No lo sabes.

Cualquier cosa.

Cualquier cosa menos sentir alivio.

Read the rest of this entry »

Tiempos revueltos

En Relato breve el 09/12/2012 a las 9:10 pm

Mario abraza a la joven. Ella llora, él le entrega su pañuelo. Mario sube al tren. Ella se seca las lágrimas, intenta sonreír. Los últimos cuatro días han sido maravillosos. Enamorarte de un soldado durante la guerra solo te traerá tristeza, recuerda que le decía su madre. Cuando el tren abandona la estación ella continúa en el andén, agitando su pañuelo.

A Mario le quedan treinta días de permiso. En el vagón cuenta los pañuelos que guarda, suficientes para la media docena de estaciones en las que el tren se detendrá antes de llegar al frente.

La madre de la animadora

En Relato breve el 30/09/2012 a las 10:34 pm

¿Sí, señora? No llore, por favor, no la entiendo ¿Cómo? Sí, sí, la hemos encontrado. Sí, en el bosque. ¿Perdón? ¿Quiere saber cómo está su hija? Deme una M. Deme una U. Deme una E. Deme una R. Deme una T. Deme una A.

Alicia

En Relato breve el 17/06/2012 a las 8:38 pm

Este es mi regalo, abuelo. Ábrelo. Deja que te ayude si no puedes. ¿A que es bonito? Un pequeño cuaderno de princesas con cien hojas de colores. Mira, puedes arrancarlas, así. ¿Lo ves? En cada hoja he escrito una palabra. Cama, mesa, silla, armario, lámpara, espejo, baño. Todo lo que tienes aquí, en tu cuarto, en la residencia. Mira, las hojas son adhesivas. Ahora te ayudaré a pegarlas todas. Todas menos una, la que he prendido a mi vestido nuevo. Mira, he escrito en ella Alicia. Así no tendrás que improvisar más excusas cuando no logres recordar mi nombre.

Justificado

En Relato breve el 08/04/2012 a las 8:46 pm

Tu madre murió cuando eras pequeño. Eso me dijo mi padre la primera vez. Ni una sola palabra más. Con los años, con la bebida, fue aportando detalles, concretando fechas, hasta que una noche ebria me susurró entre lágrimas que mi madre había muerto como consecuencia de mi venida al mundo. Al nacer la maté. Siempre me he sentido culpable por ello. No he tenido valor para suicidarme, para aceptar el ojo por ojo y el diente por diente. Al menos he tratado de afrontarlo, de conducir mi vida por el camino más justo, de hacer las cosas del modo correcto. Aunque no lo he logrado, he tratado de perdonarme. Y dicho esto, como bien sabéis, tenemos que proceder antes de la semana veintidós, así lo marca la ley. ¿Estáis seguros de querer interrumpir este embarazo?

Bajo un árbol

En Relato breve el 19/06/2011 a las 10:07 pm

Bajo un árbol
Cae una nuez. La niña mira hacia arriba, hacia las ramas del árbol, pero no ve a la pequeña ardilla. En el bosque ya ha anochecido y la niña tiene los ojos hinchados de tanto llorar.

Todavía cree que su padre volverá a buscarla.

Control navideño

En Relato breve el 23/12/2010 a las 9:50 pm

Le detuvieron en la frontera. Dos guardias civiles le obligaron a aparcar el trineo junto al arcén. Los agentes abrieron el saco mágico y registraron su interior sin prestar atención a los renos, inusualmente inquietos.

—¿Qué es esto? —gritó uno de ellos a Papá Noel mientras el otro le esposaba.

—Son regalos para los niños —dijo Papá Noel.

El guardia civil hablaba con la central sin prestarle atención. Contrabando. Invasión del espacio aéreo. Posesión ilegal de animales exóticos. Lo detuvieron y lo arrastraron al interior del coche. Papá Noel no se resistió.

Cuando se marcharon, de las sombras de la noche surgieron tres hombres embozados.

—Gaspar, este año los niños estarán contentos —dijo uno de ellos mientras se apoderaba del saco mágico.

Árbol

En Relato breve el 20/12/2010 a las 8:41 pm

Me gusta preparar el árbol de Navidad con mis hijos. Todos los años montamos uno, grande, hermoso, sobre la tumba de mi esposa.

Árbol

Dormido

En Cuentos de la Tuitah, Relato breve el 01/11/2010 a las 4:08 pm

La mujer avanzaba entre la multitud, sosteniendo al niño entre sus brazos. Nadie prestaba atención, nadie le miraba. Hora punta, salida del trabajo, vuelta a casa: todos se refugiaban en sus propias preocupaciones. Al pasar a mi lado vi que la mujer lloraba.

Fue entonces cuando pensé que el niño no estaba dormido.

Madre e hijo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR