Microliteratura

El pasaje

En Cadáver exquisito, Convocatoria Tenebrosa flash el 02/11/2016 a las 10:03 pm

Abrió la puerta y al otro lado, el mismo cuarto blanco; quiso regresar pero a su espalda sólo había un muro; dibujó una ventana en la pared.

Delineó un picaporte, respiró hondo y lo tomó con fuerza; mano y dedos humanos atravesaron el portal y asomaron como verde garra de lagarto.

Introdujo con sigilo su reptilidad en un tupido bosque de atmósfera densa y ruidos confusos; se supo cazador y presa, olfateó, afinó el oído.

Con la vista fija en la lengua serpenteante medita cómo se producirá el cambio de caliente a fría de la sangre y regula su estrategia motriz.

El hombre, aprisionado en la conciencia, siente desvanecerse la memoria y el idioma; el temor al encierro transmuta en audacia y liberación:

Traspasaría las dimensiones unidas por el tallo ancestral, desconocido y prometedor, trazando el portal con uña de su garra, o con un lápiz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR