Microliteratura

Archive for 2016

Deseos nocturnos

En Relato breve el 28/11/2016 a las 10:07 pm

Expandir la noche para que le cupieran más sueños y más estrellas. Hacerla más densa para retrasar del sol su llegada, agitar el viento para alejar la madrugada.

Eso pedía el monstruo debajo de la cama que se alimentaba de toda la materia etérea que por los párpados nos emanaba.

Demasiadas palabras

En Relato breve el 28/11/2016 a las 10:07 pm

Rubén tardó diez minutos para escribir su cuento. Encendió un cigarrillo y se tomó otros cinco minutos para mirar el cielo nocturno que escapaba de la censura de la ventana. Apagó la colilla sobre las otras colillas que ya rebalsaban el cenicero. Entonces empezó a contar las palabras. Le tomó veinte minutos. Cuando terminó la cuenta, suspiró desesperanzado y dijo murmurando: si lo que se busca es lo breve, siempre son demasiadas palabras.

Tomó la hoja toda punteada y la arrojó al canasto de las ideas marginadas. Miró su reloj: treinta y cinco minutos y ya son las dos de la madrugada. Tomó la pluma y otra vez comenzó a escribir sin contar las palabras. Creo que hoy, veinte años después, sigue en su cuarto intentándolo, con la cabeza cana, el canasto lleno de fracasos y las barbas mal cortadas.

Una tarde más

En Poesía breve el 28/11/2016 a las 10:04 pm

El sol nos explota en la cara
Con toda la tristeza de un atardecer
Nos dice adiós, hasta mañana.

No hay nada que agregar por el día de hoy.
El mar de la melancolía nos ahoga con sus olas.

Quieras o no tú siempre vas a estar
Quieras o no, conmigo te voy a llevar.

La soledad

En Relato breve el 14/11/2016 a las 8:04 pm

Ocurrió el pasado viernes. Hacía unas horas que ya no llovía. Estaba oscuro y desierto. Bueno no, había un anciano que debía de estar calado hasta la médula.

Tiraba migas de pan a las palomas. Pero no había ninguna. De nuevo, empezó a llover.

Pudiera

En Poesía breve el 14/11/2016 a las 8:04 pm

Pudiera ser que
nada y todo.
Pudiera.
Pudiera un sol
arrancar el malvón
del olvido y
soñar ser
el último pétalo.
O una sílaba
libertaria
o quizá
el fin de algo
que nunca
empezó.
Letanía incierta
que inunda
y vacía en ciclos
cruentos
de amor y trueque.
El cielo
mudándose donde
no hay señal
y nosotros haciendo
dedo en un camino
abandonado.
El crepúsculo invernal
de ansias rotas
y la vida siempre
tan ágil y frágil.
Tan luciérnaga.
Tan faro.
Tan oriente.
Una playa,
una mirada,
un plenilunio,
un roce,
un acorde,
una apuesta.
Nada y todo.
Pudiera, pudiera.
Y pudiera ser
que de una vez
por todas
transformemos el
pudiera en
podría.

Te quiero con todas las palabras

En Poesía breve el 14/11/2016 a las 8:03 pm

Te quiero con todas las palabras

las sencillas, las complicadas,

las importadas y las exportadas,

las que gritan y callan.

Te quiero con todas las palabras,

benéficas, malvadas.

Indigestión

En Cadáver exquisito, Convocatoria Tenebrosa flash el 02/11/2016 a las 10:54 pm

Contó los dedos de sus pies para asegurarse de que estaban todos, pero, aunque no lo pareciese a primera vista, la cuenta daba diecinueve.

¡Diecinueve pasos dio hasta que se dio cuenta de su ira!

Ira encendida era lo que encontraba escudriñando en sus recuerdos pegajosos. Una gota de sudor seguía el camino trazado por una arruga.

Arruga tejida en su piel, como una cicatriz, que al tocar se evapora.

(Evapora cada luna con la salida del sol, quedan nubes gordas, perezosas y sonrientes mirando la mañana desmigajada y alegre).

Alegre melodía que suena dentro de su cabeza, sin cesar, hasta que rompe…

Paro cardíaco

En Convocatoria Tenebrosa flash, Relato breve el 02/11/2016 a las 10:12 pm

Finalizó el capítulo 59 y, aunque el instructivo decía que saltara al capítulo 131, cerró el libro y salió. Se hacía tarde para la visita nocturna al cementerio. El tour estuvo a punto de cancelarse por culpa del frío. Sólo cuatro asiduos y conocidos visitantes. Rompieron la rutina y vagabundearon entre los pasillos.

Él notó que la puerta del panteón de M no tenía cerradura y que las hojas estaban soldadas entre sí. La guía les pidió que conservaran el secreto. M había muerto leyendo el libro que se veía desde la entrada. Nadie se explica cómo ese libro apareció allí, abierto. Esporádicamente, el libro cambiaba de página. Por eso la bóveda estaba sellada.

Después de cenar, sin mirar el tablero indicador, fue por la página 410 para continuar la lectura. El libro ya estaba abierto.

El pasaje

En Cadáver exquisito, Convocatoria Tenebrosa flash el 02/11/2016 a las 10:03 pm

Abrió la puerta y al otro lado, el mismo cuarto blanco; quiso regresar pero a su espalda sólo había un muro; dibujó una ventana en la pared.

Delineó un picaporte, respiró hondo y lo tomó con fuerza; mano y dedos humanos atravesaron el portal y asomaron como verde garra de lagarto.

Introdujo con sigilo su reptilidad en un tupido bosque de atmósfera densa y ruidos confusos; se supo cazador y presa, olfateó, afinó el oído.

Con la vista fija en la lengua serpenteante medita cómo se producirá el cambio de caliente a fría de la sangre y regula su estrategia motriz.

El hombre, aprisionado en la conciencia, siente desvanecerse la memoria y el idioma; el temor al encierro transmuta en audacia y liberación:

Traspasaría las dimensiones unidas por el tallo ancestral, desconocido y prometedor, trazando el portal con uña de su garra, o con un lápiz.

A pierna suelta

En Convocatoria Tenebrosa flash, Relato breve el 01/11/2016 a las 11:31 pm

Mi hermano hace soldaditos con papel de plata. Es su obsesión. Una vez hizo uno con mi cara. No es carne de artista, eso es evidente. Y yo a mi hermano muerto lo quiero mucho. Más aún desde que nos dimos la palabra de intercambiar nuestros juguetes por eso de ser buenos hermanos. Y él saca su manita blanca por debajo de la cama, de bicho palo, y me acerca a sus mejores soldados. Yo, como soy el más listo, en más de una los agarro con la velocidad del rayo y no le doy nada. Ni un cromo siquiera. Como mucho el envoltorio de la merienda. Se le escucha llorar por las noches, romperse las uñas de tanto rascar el suelo. Pero yo suelo dormir como un lirón. A pierna suelta. Esas cosas a mí no me afectan.

Correspondencia

En Convocatoria Tenebrosa flash, Relato breve el 01/11/2016 a las 11:31 pm

Estambre, sardinas y la foto de su gato en la ofrenda.

Al día siguiente una foto suya, un cadáver de canario y una pluma de ángel de vuelta.

Dexter y Cincuenta sombras de Grey

En Convocatoria Tenebrosa flash, Relato breve el 01/11/2016 a las 11:31 pm

Dexter es un sistema robótico con la habilidad de identificar elementos, cantidades y procesos de manera visual y auditiva; luego, puede traducirlos en acciones, manipulando objetos con precisión. Fue diseñado como «robot cocinero» y aprende a cocinar mediante la visualización de videos, siendo su apariencia la de un chef joven de armoniosas proporciones, trato agradable y servicial.

Una pareja lo adquirió para que ayudara en las tareas domésticas, pero ambos se sintieron atraídos sexualmente por el robot. Se les ocurrió compartir con Dexter la película Cincuenta sombras de Grey, teniendo en mente incluirlo como tercero en la cama una vez que aprehendiera conocimientos específicos a través del film.

Nunca imaginaron convertirse en materia prima de una cena que nadie podría degustar.

Los ojos de la hermana de María

En Convocatoria Tenebrosa flash, Relato breve el 31/10/2016 a las 11:07 pm

María mira la cama vacía de su hermana. Han pasado dos meses desde su desaparición. Nadie recuerda dónde la vio por última vez. Estaban acostumbrados a encontrar su sonrisa en cada rincón. A veces no sabían si la miraban o la soñaban.

Los padres de María se han perdido en sus propios cuerpos. Desdichados. No responden. Parece que buscan a su hija en la memoria. María halla consuelo en un libro con dibujos, pues encuentra la mirada de su hermana en los ojos de la heroína. En cada ilustración, las dos viven grandes aventuras: aún están juntas.

María pasa las páginas del libro, siente la compañía de su hermana. Mientras tanto, a unas cuantas calles, el autor del cuento se deleita mirando los ojos que lo inspiraron: los ojos de la hermana de María.

Mensaje

En Convocatoria Tenebrosa flash, Relato breve el 31/10/2016 a las 11:03 pm

En mi buzón encontré un pequeño sobre, con el remitente de un muerto.

La esquela brevísima, escrita en letra pequeña y temblorosa, suplicaba: «Por favor, haz que el niño deje de llorar».

Cibermuerte

En Convocatoria Tenebrosa flash, Poesía breve el 31/10/2016 a las 10:53 pm

En esta era digitalizada,
hay problemas con la Muerte.
pues su agenda es apretada
y su internet nada fuerte.

Al llamar al consultor
le contó su frío problema
y pronto hubo estratagema,
un plan muy seductor.

La idea era cobrar almas
a través de la pantalla
tenía todo en las palmas,
como gran señor canalla.

Instaló programas muertos
y aplicaciones de espanto,
con harto gusto y tanto
que puso varios puertos.

Así dice la gran leyenda
que la gente apantallada muere
frente a monitores, susto viere.
La muerte: con demanda y encomienda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR