Microliteratura

El instante

En Relato breve el 27/05/2013 a las 9:43 pm

Tenía tantas ganas de verlo muerto que cuando se encontró de negro y dando la mano a todos los vecinos en la puerta de su parroquia, tuvo que contenerse para, por un lado, no sonreír de felicidad y, por otro, no entrar a postrarse ante santa Águeda en agradecimiento por habérselo llevado por fin.

Cuando sacaron el féretro para irlo a enterrar, ella estaba embelesada con  una pareja de gorriones que llevaban una animada conversación en una rama cuajada de flores.

Los deseos, si se cumplen, hay que seguirlos hasta el final sin despistes, y si no que se lo digan a ella, que dejó pasar la ocasión contemplando unos pájaros y todo volvió a empezar con él golpeando la mesa en demanda de comida y ella en la cocina con su blusa rojo sangre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR