Microliteratura

Tic-tac-tic-tac

En Relato breve el 29/07/2012 a las 9:42 pm

El hombre recobra la conciencia después de lo que parece ser un largo sueño. Despierta, abre grande los párpados, pero sus ojos no alcanzan a ver nada. Nada. Intenta moverse, ponerse en pie, ir hacia algún lugar. No hay manera. Es incapaz de sentir cualquier parte de su propio cuerpo. Si aún goza del privilegio de ser, tendrá que ser incorpóreo. Pronto toma conciencia de que la única facultad que conserva es el habla, que resulta imposible diferenciarla del pensamiento en voz alta si no hay quien escuche. Inútil. Después del ataque de pánico correspondiente al cuestionamiento sobre la verosimilitud de su propia existencia, luego de callar su propio grito, el hombre encuentra una pizca de esperanza cuando oye el tictac de un reloj. Es lo único que escucha: tic – tac – tic – tac.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR