Microliteratura

No tienen prisa las palabras I

En Relato breve el 04/03/2012 a las 8:30 pm

En el origen no había nadie, ninguno, nada. Por eso fue origen. Si por entonces hubiera habido un señor de manos duras y una mujer llena de sombreros, el origen sería una catástrofe y no existiría el mundo. De nadie, de ninguno, de nada, provino el sueño que soñamos. Y en el sueño, primero había niños, luego plantas, más tarde unos pájaros. Quién despertó fue un irrespetuoso que, enseguida, se proclamó rey y allí comenzaron las desgracias. Por eso los niños tienen pesadillas, los pájaros emigran y las plantas mueren.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR