Microliteratura

Oso panda

En Relato breve el 03/07/2011 a las 9:47 pm

Qué podían saber sobre el tal ‘reflejo condicionado de Pavlov’. Para Emilia y José lo de los domingos era una costumbre: cuando su padre tocaba dos veces la bocina de la camioneta, bajaban corriendo las escaleras.

Hoy hicieron lo mismo. La escucharon y, sin mirar por la ventana, bajaron y abrieron la puerta principal con ansiedad. Ellos qué sabían sobre secuestros. Esta mañana, lo único que les preocupaba era que el oso panda del zoológico no estuviera dormido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR