Microliteratura

El crujido de las hojas

En Cadáver exquisito, Ellas el 06/03/2011 a las 8:21 pm

El crujido abrió la puerta y se arrastró, lento pero decidido, hasta mis pies, como si el poco sonido que le quedaba fuese su combustible.

Combustible, pero al fin y al cabo eterno, como la llama que se extingue y en otro espacio prende y cobra forma.

Forma una fila de caracoles para encontrar respuestas que lleva por dentro. Respuestas que se olvidan apretadas entre las hojas de un libro.

Libro abierto, libro cerrado. Al final todo se resolvía en las tapas de un libro, que crujían de gozo cuando alguien se acercaba a mirarlas.

Mirarlas de reojo, como se mira lo ignorado, lo lejano, desconocido. Mirarlas a hurtadillas para aprehender su esencia y untarla en mi piel.

Piel era el nombre de sus palabras, que recubrían sus anhelos y enviaban mensajes ocultos y cifrados al gran poema de sus poemas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR