Microliteratura

La bola roja de navidad

En Relato breve el 25/12/2010 a las 10:36 pm

Cada año, llegadas las fiestas navideñas, Rubén se comprometía a colocar la bola preferida de la abuela, ya desaparecida, en la rama más alta del árbol. Se había convertido en una emotiva tradición familiar: se reunían a su alrededor para ver al pequeño subir por la escalerita y anudarla, junto a la estrella, presidiendo el salón. Era el punto de partida de las felices fiestas.

Todos ignoraban que su particular resplandor se debía a la presencia del niño. Se ponía rojísima cada vez que él asomaba porque se sabía testigo del engaño: todas las noches de Reyes, mientras él dormía, veía a los padres de Rubén colocar los regalos bajo el árbol. Ese secreto, que ardía en su interior, la convertía en la bola más roja y brillante de todos los árboles de Navidad.

  1. Me gustó el final. No me lo esperaba. Y fue una sorpresa. Ahora cuando vea bolas rojas, me acordaré más de Julio.

    Abrazos.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR