Microliteratura

La bola roja de navidad

En Relato breve el 25/12/2010 a las 10:36 pm

Cada año, llegadas las fiestas navideñas, Rubén se comprometía a colocar la bola preferida de la abuela, ya desaparecida, en la rama más alta del árbol. Se había convertido en una emotiva tradición familiar: se reunían a su alrededor para ver al pequeño subir por la escalerita y anudarla, junto a la estrella, presidiendo el salón. Era el punto de partida de las felices fiestas.

Todos ignoraban que su particular resplandor se debía a la presencia del niño. Se ponía rojísima cada vez que él asomaba porque se sabía testigo del engaño: todas las noches de Reyes, mientras él dormía, veía a los padres de Rubén colocar los regalos bajo el árbol. Ese secreto, que ardía en su interior, la convertía en la bola más roja y brillante de todos los árboles de Navidad.

  1. Me gustó el final. No me lo esperaba. Y fue una sorpresa. Ahora cuando vea bolas rojas, me acordaré más de Julio.

    Abrazos.

Comments are closed.